Cádiz bajo la protección de su manto rojo

La cofradía de Ecce-Homo celebra su salida extraordinaria en un sábado perfecto
Mayte Huguet
24/09/2017
Semana Santa
Nuestro Padre Jesús del Ecce Homo en su salida extraordinaria
La cofradía pasó por Sopranis para visitar a la Patrona
0|RI6Vr-aRLhE

El día parecía dibujado. Buenas temperaturas, buen ambiente en la calle y mucha ilusión entre los hermanos. La cofradía de Ecce-Homo salía este sábado, el primero del otoño, de manera extraordinaria para conmemorar el 350 aniversario de su fundación.

Y tan extraordinaria era la salida, que la cofradía dejó su casa, la iglesia de San Pablo para salir de la parroquia de San Antonio. En la casa de la cofradía de Columna, hermanada con Ecce-Homo, la cofradía del Martes Santo se sentía como en su propia iglesia de la calle Ancha.

Tras el traslado el viernes, la cofradía celebraba en la tarde del sábado una misa en la que les acompañaron sus hermanos, las cofradías del Ecce-Homo de la provincia y representación del Consejo de Hermandades y de la cofradía Ecce-Homo. Una eucaristía que servía para anunciar la procesión extraordinaria que se ponía en la calle casi a las 19 horas.

En la plaza de San Antonio esperaban muchos cofrades para ver esta estampa que, hasta ahora, no se había podido ver en la Semana Santa de Cádiz. La imagen de Jesús del Ecce-Homo saliendo desde la iglesia, y sólo en su paso, sin la presencia de Poncio Pilatos y del romano.

Y es que la talla de Montes de Oca es capaz de llenar el paso que talló Juan Carlos García y que poco a poco se va dorando.

Un paso que, de manera excepcional, había sustituído sus tradicionales claveles rojos por rosas rojas. 

La cofradía se dispuso en la calle con la representación de otras cofradías de Ecce-Homo, sus grupo de hermanos con cirios (muchos de ellos pequeños), y la presencia de la representación de Columna. 

Tras sortear los bolardos en la calle Ancha, la cofradía comenzó a andar acompañada por la banda de cornetas y tambores del Cristo de la Vera-Cruz de Utrera. 

En la calle Montañés, la cofradía participó en una oración delante del convento de las Oblatas, recordando así el origen de la cofradía. 

Dos horas después de la salida el cortejo ya andaba por la calle Pelota en dirección a la iglesia de Santo Domingo. Tras subir por la calle Sopranis, Nuestro Padre Jesús del Ecce-Homo visitió a la Virgen del Rosario para celebrar su aniversario como Patrona de la ciudad. 

Después la cofradía se adentró en el barrio de Santa María para llegar a la iglesia de Santa María por la calle Botica y Mirador. Cuando el Señor llegó a la iglesia del Nazareno fue recibido por una lluvia de pétalos de flores y una fuerte ovación.

Tras este instante, la cofradía comenzó el camino de regreso a la iglesia de San Pablo, bajando Jabonería, como el Martes Santo de 2016, y ya después recorriendo el centro de la ciudad.

En todo momento, los cofrades y curiosos quisieron acompañar al Señor en este camino por Cádiz extraordinario. Hasta el final, hasta la llegada de San Pablo bien entrada la madrugada.

Una procesión que pone así la guinda al pastel de los actos conmemorativos de la efemérides y que concluirán el próximo mes de noviembre. 

publicidad